Se acerca el Otoño...

10 de Septiembre de 2012

Se acerca el otoño...

Las temperaturas comienzan a descender. En unos días comenzará el Otoño y llegará el temido cambio de calzado.

Nuestros pies llevan meses al aire, con calzado abierto y en la mayoría de los casos, más suelto. Además de las lesiones más comunes que pueden aparecer con el cambio de calzado, y los cuidados que debemos dar a nuestros pies de cara a la nueva temporada, nos gustaría daros unas sencillas indicaciones acerca del calzado.

Cuando realicemos el cambio de ropa en nuestro armario, inevitablemente recuperaremos también el calzado del invierno pasado. Llegado ese momento, hay que tener presentes algunas ideas:

1. Es bastante frecuente que esos zapatos o botas, que tanto nos pusimos el año pasado y que resultaban tan cómodos, ahora nos causan algunos problemas:

  • Rozaduras - La causa más habitual de la aparición de estas lesiones es que la piel y los diferentes materiales del calzado también envejecen. Al estar guardados y sin usar durante meses, los materiales pueden endurecerse debido principalmente a la ausencia de humedad.
  • Incomodidad - Es normal que los pies se resientan al pasar a un calzado cerrado y más sujeto. Llevará unas semanas que los pies se adapten a esta nueva situación. Sin embargo, a veces esta incomodidad persiste. Esto puede deberse a la deformación del calzado y/o a los excesivos desgastes de la suela.

2. Las deformaciones del calzado y los desgastes en la suela pueden provocar la aparición de lesiones en el pie o empeorar los problemas ya existentes:

  • Si el calzado está deformado se recomienda cambiarlo. Siempre es mucho más económico cambiar el calzado deteriorado que tratar las lesiones que éste pueda provocar.
  • Si la suela tiene desgastes evidentes hay varias opciones dependiendo del tipo de calzado:
  • - Los desgastes en la zona del tacón pueden solucionarse cambiando las tapas, El zapatero podrá solucionar con facilidad este problema.

    - También existen refuerzos en la zona anterior de la suela que pueden ayudar a solucionar los problemas de desgaste.

    - Pero los calzados con suela de goma (como las deportivas) no son susceptibles de ser reparados, por lo que la mejor solución es cambiarlos.

3. Nuestros pies, al igual que el resto de nuestro organismo, también envejecen. Con el paso del tiempo perdemos la capacidad de compensar los desequilibrios de fuerzas que actúan sobre los mismos. Es un buen momento para realizar una revisión periódica del estado de salud de nuestros pies.

4. Vuestro podólogo no sólo puede tratar las lesiones de los pies, sino que también os puede aconsejar sobre el calzado más adecuado para cada caso. En el otoño y la primavera, los calzados suelen ser más problemáticos para la salud del pie, la sujeción es un factor muy importante para prevenir lesiones, los calzados sueltos como zuecos, sandalias y manoletinas pueden ser la causa de muchas lesiones del pie.

Esperamos que estas indicaciones sencillas os sean de utilidad. FELIZ FINAL DEL VERANO